La calle de la Duarte con París entra a la etapa de modernidad

0
59

Santo Domingo.-La calle Duarte con París, en el Distrito Nacional, ha sido desde siempre el espacio con mayor impacto y dinamismo comercial de la ciudad de Santo Domingo y, a su vez, reconocida como un sinónimo de caos, desorden y delincuencia; adjetivos a los que el gobierno busca ponerle fin con la inauguración realizada ayer domingo de la última etapa del proyecto “La París y su Entorno”.

La populosa calle ayer cerró sus puertas al paso vehicular para permitir la libre caminata del presidente Luis Abinader y la alcaldesa del Distrito Nacional, Carolina Mejía, junto a decenas de acompañantes en un recorrido en el que los buhoneros de la Duarte, principales beneficiarios del diseño, dejaron claro que para ellos “el cambio había llegado”.

Con una inversión total de RD$309 millones, el tramo de 1.4 kilómetros que fue estrenado, da el avistamiento de un trabajo de remoción de aceras y rampas, adoquinado, solución del drenaje sanitario y pluvial, mobiliario urbano e iluminación Led.

“Tuvimos tres objetivos fundamentales: el primero, devolverle la dignidad a los vecinos y a los buhoneros que trabajan aquí para ganarse el sustento de sus familias… El segundo, devolverles el orgullo a todos los capitaleños de vivir en una ciudad más ordenada, más bonita y con mayor sentido humano; y el tercero, es que demostramos cómo los dominicanos somos capaces de construir cosas maravillosas, unidos de la mano”, refirió Mejía en un ovacionado discurso, especialmente por la presente Asociación de Buhoneros, presidida por Faustina Díaz.

Díaz, quien tuvo la oportunidad de dirigirse a los presentes, aprovechó para, emocionada, resaltar que para todos los trabajadores tener un local propio, en el que no solo caben sus mercancías sino también ellos, así como estar organizados de forma digna, es un sueño que mejora completamente su calidad de vida y que nunca pensaron ver hecho realidad.

Al tomar la palabra, el presidente Abinader expresó que entregar este proyecto en el que fue transformada la avenida Duarte, sobre la que hizo la salvedad de que antes era conocida como un símbolo del desorden, le llena de orgullo porque los 300 millones de pesos empleados están revestidos de honestidad, transparencia y, “en el caso de Carolina”, eficiencia.

“Cuidemosla, cuidemos esta obra porque es un esfuerzo hecho con dinero del pueblo… Este tramo que antes era una vergüenza, hoy es un ejemplo”, dijo el mandatario quien llegó hasta la actividad en una carrito de golf tras recorrer la primer etapa del proyecto, en utilidad desde diciembre de 2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí